sábado, 12 de diciembre de 2015

Realización de mosaicos romanos en el Estudio

Cuando se aborda el arte clásico en la antigüedad, se hace imprescindible abordar la elaboración de los mosaicos.

Un mosaico es una obra pictórica elaborada con pequeñas piezas de piedra, cerámica, vidrio u otros materiales similares de diversas formas y colores, llamadas teselas, unidas mediante morteros para formar composiciones decorativas geométricas o figurativas.

La técnica del mosaico proviene de un perfeccionamiento del primitivo pavimento que se hacía con guijarros y se denominaba con el término griego de lithostrotos ("preparado con piedras"). En el mundo europeo fue muy frecuente y desde muy temprano (desde fines del siglo V a. C.) el pavimento compuesto por guijas de río (piedrecillas pequeñas que se encuentran en las orillas) de tamaños y de colores distintos. Con estas guijas se hacían dibujos sencillos de temas geométricos.

En la antigüedad clásica llegó a ser un producto muy elaborado y de gran lujo con la cultura helenística, en que se empezaron a realizar obras más complicadas con temas complejos y episodios de la vida cotidiana y de la mitología. El arte del mosaico adquiere su difusión en época del Imperio romano.

En el Estudio vamos a realizar diferentes diseños de mosaicos, de "opus teselatum", esto es, mosaicos compuestos por pequeñas teselas de variados colores.












No hay comentarios:

Publicar un comentario